Consumo responsable

 Consumo responsable: beber con conciencia.

 

¿Qué es el alcohol?

Aspectos biológicos:

 

El alcohol etílico es una sustancia líquida soluble en agua, y no soluble en grasa, que se evapora con bastante facilidad por lo que es sencilla de detectar en un alcoholímetro. Además, debido a su bajo peso molecular no se digiere, sino que pasa directa y rápidamente a la sangre. Por eso, sus efectos empiezan a aparecer rápidamente, incluso antes de que una persona tenga la sensación de ir bebida.

En contra de lo que mucha gente cree, el alcohol no es un estimulante sino un depresor, es decir, cuando consumimos bebidas alcohólicas éstas deprimen nuestro sistema nervioso. Tan sólo produce una sensación inicial de euforia y espontaneidad, cuya duración es transitoria. Asimismo, el alcohol produce una dilatación de los vasos sanguíneos bajo de la piel, por lo que puede generar una falsa sensación de calor.

Aspectos físico-químicos:

Desde un punto de vista químico, el alcohol está compuesto de tres elementos simples: carbono, hidrógeno y oxígeno. De los muchos alcoholes que existen, el alcohol etílico o etanol es aquel con el que se elaboran las bebidas alcohólicas, y puede definirse como una sustancia de bajo peso molecular formada por moléculas de carbono, oxígeno e hidrógeno, cuya fórmula es CH3-CH2-OH. La palabra «alcohol» proviene del árabe. En su origen hacía referencia a la galena, unos determinados polvos negros que al licuarse se convertían en vapor, y al solidificarse eran utilizados por las mujeres del harem para pintarse los ojos. Se trata del llamado Kohl que aun hoy día se utiliza. Cuando el vino comenzó a destilarse, adoptó el nombre árabe de ese polvo destilado, Al Kohl, dada la similitud del proceso.


Tipos de bebidas alcohólicas.

Bebidas fermentadas

Son aquellas cuyo origen proviene de la fermentación. Este proceso químico se produce cuando se dejan reposar determinados vegetales y frutas de gran contenido en glucosa durante un periodo de tiempo largo y a una temperatura apropiada. Los microorganismos que se encuentran en el aire y en la superficie de la fruta transforman la sacarosa en alcohol. Por tanto, la fermentación espontánea de cualquier líquido azucarado conduce a la obtención de bebida alcohólica.

Sidra:

Es un jugo fermentado de manzana, a las que se les pueden añadir peras hasta un máximo del 10% que se consume como bebida y se emplea para la elaboración de vinagre. La mayoría de las sidras contienen entre un 5 y 7 % de alcohol, aunque en algunos lugares se prepara el zumo de manzana sin fermentar, que carece de alcohol y cuyo valor nutritivo es muy alto. La sidra con alcohol puede ser dulce o seca y algunas son gasificadas.

Vino:

Bebida natural obtenida por fermentación alcohólica completa o parcial de la uva fresca o del mosto de uva. Existen una gran variedad de vinos, pero podemos diferenciar grosso modo tres tipos:

Vinos tintos:

Elaborados mayoritariamente a partir de uvas tintas, como el color está en el hollejo, normalmente la fermentación se debe realizar con el mosto y el hollejo, y sólo una vez terminada la fermentación (unos 20 días) se procede al descube o sangrado. El vino tinto se puede envejecer, y en función del tiempo que pase en tonel, barrica y botella, se suele clasificar en:

Joven: entre cero y seis meses en barrica de madera.
Crianza: dos años de vejez, de los cuales al menos seis meses en madera.
Reserva: tres años de vejez, de los cuales al menos uno en madera.
Gran Reserva: cinco años, de los cuales al menos dos en madera.

Vinos blancos:

Se pueden elaborar con uvas blancas o tintas, en este segundo caso separando el mosto del hollejo inmediatamente, para que no le de color. En general la fermentación se realiza con mosto, separado de hollejos, pepitas, raspones, etcétera, y aunque no es frecuente añejarlo, existen vinos blancos con crianza.

Vinos rosados:

Son vinos elaborados con uvas tintas en los que se permite una cierta maceración de la uva antes del prensado del mosto, de esta forma el mosto toma algo de color. Luego se fermenta el mosto filtrado.

Bebidas destiladas o espirituosas

Aquellas bebidas que se obtiene al hervir una bebida fermentada, elevando la graduación del alcohol, proceso al que se denomina destilación. Este proceso es la operación de separar, mediante calor, los diferentes componentes líquidos de una mezcla, aprovechando las diferencias de volatilidades de los compuestos a separar.

El aparato de destilación por excelencia es el alambique, que consta de un recipiente donde se almacena la mezcla, a la que se le aplica calor, un condensador donde se enfrían los vapores generados, llevándolos de nuevo al estado líquido y un recipiente donde se almacena este líquido concentrado.

 

Ron

Se trata de una bebida espirituosa que se obtiene a partir de la caña de azúcar,de ahí su sabor dulce, Se dice que los españoles fueron los que llevaron esta planta a sus colonias en América, lo que explicaría su origen en los países de América Latina. Según el tiempo de envejecimiento puede ser blanco u oscuro. Bebida habitual de corsarios y piratas, durante años fue parte de la ración diaria de la marina británica, y se le conocen numerosos nombres pintorescos como matadiablos o rumbullion. Su graduación mínima es de 37,5% Vol. Debido a su sabor dulzón, y su versatilidad como ingrediente de coctelería, merece el gusto y reconocimiento tanto del consumidor experto como del ocasional.

Whisky

Es uno de los clásicos entre los espirituosos. Obtenido a base de cereales malteados, aún hoy escoceses e irlandeses se disputan su paternidad. En su creación intervienen los cuatro elementos: el agua pura de los manantiales, la tierra trasmutada en turba, el fuego que tuesta la cebada malteada y el aire que duerme en los barriles en los que se envejece. Ha de tener una graduación mínima de 40% Vol. A pesar de no ser originario de España, nuestro pías posee una variedad de whisky propia. Este trago de fuego lleva siglos encantando los paladares de medio mundo.

Ginebra

Bebida elaborada esencialmente a partir de alcohol o aguardiente y bayas de enebro cuyos aceites esenciales les imprimen un inconfundible aroma y versatilidad a la  hora de ser consumido que unido a su capacidad innata de ser ingrediente de coctelería lo convierten en un clásico. Su grado alcohólico mínimo es 37,5% Vol. A pesar de que es mayoritario su consumo entre los ingleses, el gin procede de Holanda. Si bien en España también posee una importante tradición. En las islas Baleares se produce una ginebra genuina y característica, debido probablemente al dominio británico de Menorca durante el siglo XVIII. Son igualmente famosos los gin producidos en Cataluña o Andalucía.

Anís

Espirituoso producido a partir del anís estrellado, del anís verde o del hinojo. España es un paraíso para los degustadores de esta bebida, ya que existen un gran número de variedades y marcas. Dependiendo de su contenido en azúcar puede ser seco, semiseco o dulce. Su graduación mínima es del 35% Vol. Prácticamente en todas España existen anises típicos, mucho de ellos con denominación de origen.

Vodka

El vocablo “vodka” es el diminutivo de la palabra rusa “voda” que significa agua. Paradójico nombre para este aguerrido espirituoso procedente de la destilación de patatas, cereales y otras materias primas agrícolas. Su grado alcohólico mínimo es de 37,5% Vol., aunque puede tener una mayor graduación. En Rusia y Polonia, países originarios del vodka, suele beberse solo y muy frío en una copa pequeña, aunque a otros en nuestro pías les gusta mezclarlo con refrescos o en coctelería. En los últimos años han proliferado los vodkas de sabores.

Licores

Se trata de una bebida espirituosa que se caracteriza esencialmente por su alta concentración en azúcar lo que le otorga un sabor muy dulce y una textura densa. Los licores admiten una gran variedad de sabores dependiendo de las materias primas empleadas para su elaboración, que pueden ser diversas (café, hierbas, frambuesa, menta, etc…), igualmente admite la adición de derivados lácteos para darle un aspecto cremoso. Los licores pueden consumirse solos o mezclado con refrescos y suelen tener un protagonismo básico en la coctelería. Su grado alcohólico mínimo es de 15%Vol. En toda la geografía española existen ejemplos de licores como la ratafía, el pacharán, el aperitivo-café, el cantueso. Muchos de ellos poseen además su propia denominación de
origen.

Brandy

Este noble elixir alcohólico es uno de los espirituosos procedentes de la uva. Desde hace siglos es considerado como una bebida de categoría. Su agradable sabor, la perdurabilidad de sus aromas y su versatilidad para combinarse lo hacen único. Su secreto es la calidad, el equilibrio y armonía de los destilados vínicos que lo componen, junto con un meloso envejecimiento que como mínimo se debe realizar durante un año. Su gradación mínima es del 36% Vol. Sus grandes degustadores dicen que lo mejor es beberlo solo en una copa “balón” o catavinos. Aunque otros menos ortodoxos los disfrutan con hielo, con refrescos o incluso con el café, en lo que se conoce como el carajillo. En España, las regiones de Jerez y del Penedés son las más importantes productoras de brandy.

Aguardiente

Bebida espirituosa obtenida de la destilación a menos de 86% de vino o de vino alcoholizado.

Orujo

Uno de los aguardientes de vino por excelencia. Las características del dependen de muchos factores: de la variedad y calidad de la uva, de la modalidad tradicional empleada en la extracción del mosto, la fermentación del mismo, del tiempo de conservación de los orujos hasta que se utilizan en el alambique, y de su cuidada destilación, bien a través del alambique, de la alquitara o el arrastre de vapor.


¿Qué es el servicio responsable?

El servicio responsable es una herramienta más del trabajo de la hostelería y de todos los que venden o sirven bebidas alcohólicas. Su objetivo principal es proporcionar a los clientes una experiencia social sana y agradable si deciden consumir bebidas alcohólicas. Es por tanto una actitud que va en favor del negocio de la hostelería, ya que aumenta la satisfacción del cliente y permite hacer frente a los retos y oportunidades que genera una sociedad cada vez más preocupada por la salud y el consumo responsable.

 

 

Los 10 mandamientos de un servicio responsable

  1. Recomienda beber degustando la bebida, bebiendo despacio, poco a poco, posando el vaso entre trago y trago.
  2. Ofrece comida junto con las bebidas.
  3. Ten disponible y ofrece suficiente variedad de bebidas no alcohólicas para alternar con las alcohólicas.
  4. Ofrécete a llamar un taxi o proporciona información sobre otras opciones de transporte. Ten en cuenta en tus promociones a los conductores alternativos.
  5. No sirvas alcohol a personas en estado de embriaguez (borrachera), bajo el efecto de drogas o de medicamentos.
  6. No sirvas alcohol bajo presión o sin haberlo solicitado el cliente.
  7. No consumas alcohol durante tu horario de trabajo.
  8. En caso de dudas sobre la edad del cliente, pide la documentación. Y, recuerda,nunca sirvas a alcohol a un menor de edad.
  9. No organices promociones ni competiciones en las que se incite a abusar delalcohol.
  10. Difunde los conceptos de U.B.E (Unidad de Bebida Estándar) y recomienda pautas de consumo responsable.

Patrones de consumo

El consumo de bebidas alcohólicas España responde al que se denomina Patrón de Consumo Mediterráneo. Este se caracteriza por un consumo responsable ligado a las relaciones sociales que se produce de forma mayoritaria a través del canal de hostelería. En España el 82% del gasto en bebidas con contenido alcohólico se produce a través del sector hostelero, lo que supone el 76% de los litros totales consumidos.

En España el consumo de bebidas alcohólicas es eminentemente una actividad social, realizándose en compañía de amigos, familiares o conocidos (casi en el 90% de las ocasiones).

Estos hábitos de consumo distan mucho de los patrones de consumo más típicos del norte de Europa, donde el mayor porcentaje de consumo se produce en el hogar. Lo que también diferencia el patrón que se sigue en España del que se realiza en estos países es que el consumo de bebidas alcohólicas no está concentrado en el fin de semana, es decir, hay una mayor tendencia a consumir moderadamente en más ocasiones y no se producen ingestas de grandes cantidades de bebidas con contenido alcohólico en una única ocasión o momento de consumo. España se sitúa en los tramos más bajos de la UE en cuanto a porcentaje de consumidores abusivos de bebidas.


Historia del alcohol

Desde la antigüedad:

La historia de las bebidas alcohólicas va ligada a la propia historia del ser humano. El consumo de alcohol ha formado parte de nuestra cultura y sociedad durante siglos. Probablemente ningún comportamiento humano ha ocasionado tantas controversias, mitos, prejuicios, malentendidos e incomprensiones como el consumo de alcohol. Algunos historiadores no dudan en señalar que la producción de bebidas como el vino pudo ser un factor clave que llevase a la humanidad a la vida sedentaria. Los primeros seres humanos eran nómadas, y para que cultivos como la viña produjesen vino se requería permanecer sobre el terreno varios años.

Un consumo ancestral vinculado con lo divino

Los estudios antropológicos evidencian que ciertas bebidas alcohólicas fermentadas, como el vino y la cerveza, eran ya consumidas hace al menos cinco mil años. Por su naturaleza y sus efectos, se vincularon pronto con lo divino y se asociaron a los rituales religiosos. Los egipcios dieron crédito a Osiris por haberles permitido conocer el vino y la adopción de normas de convivencia benévola y tolerante. Los hebreos atribuyeron a Noé el haberse dedicado a la labranza y a plantar la vid; en la Biblia se menciona que bebió vino para celebrar el final del diluvio universal y que se embriagó.

 

Los griegos veneraban a Dionisio -cuyo equivalente romano es Baco-como un dios liberador, del frenesí, de la danza y de la embriaguez, características de las fiestas  bacanales. Se le creía el inventor del vino.En la mitología griega también se alude a la tragedia   del exceso en el consumo, al ser asesinado Dionisio por los embriagados Titanes; Zeus, padre del dios, los fulminó con su rayo justiciero. De las cenizas de los fieros Titanes nacieron los hombres, con un fondo bestial, desenfrenado y violento, pero también con una naturaleza dionisíaca que impulsa su alma hacia lo divino.

Para los cristianos, el vino es una de las materias de la eucaristía, que simboliza la sangre de Cristo, el hijo de Dios.

 

Del aquavitae a la comercialización

Las bebidas fermentadas son las más antiguas, pero no las únicas. El origen de  las bebidas destiladas o espirituosas proviene de la tradición árabe de la alquimia. Suya es la herramienta destiladora, el alambique, utilizada por los sabios alquimistas para separar compuestos. Suyo también es el origen de la palabra “alcohol”. Las primeras referencias a la destilación del alcohol datan del siglo XII y nos hablan de la fabricación del aqua vitae (agua de la vida) en referencia a los licores destilados y a la destilación del aguardiente. Este término pervive todavía en el aquavit sueco y noruego, o en el akvavit danés.

Fue el español Arnau de Villanova el primero que describiría con detalle la elaboración del llamado “elixir de la vida eterna” o aqua vitae, que se extrae por la “destilación del vino o de sus heces”. Durante la Edad Media se dio un impulso a la producción de este tipo de bebidas, gracias a la labor de los monjes cristianos. Estos monjes trataban de encontrar esencias mágicas con  aplicaciones medicinales. Estos experimentos son el origen de los elixires.Ocurría sin embargo que la técnica era un poco rudimentaria, y el resultado no constituía algo particularmente grato de ser degustado. Entonces, para mejorar el sabor comenzaron a aromatizar sus brebajes con flores y frutas maceradas.

A partir del siglo XV se fundan los gremios de la destilación y será a partir de  entonces cuando nazcan algunos de los licores más conocidos y consumidos, como el coñac, el brandy, el whisky o el ron. Desde el momento en que se descubren losdestilados y su capacidad de ser trasladados de un lugar a otro, a diferentes temperaturas, con abundantes trasiegos, las bebidas alcohólicas se encuentran  en cualquier sitio y son asequibles para toda la sociedad. Es entonces cuando comienza su comercialización.A partir del siglo XVIII, prácticamente en todo el mundo se bebe alcohol, des de los corsarios y piratas que gustaban del ron, hasta los monjes que siguen apegados a sus aromáticos licores de compleja elaboración y fórmula secreta.

Como hemos visto, el hábito de consumir bebidas alcohólicas es un acto social que refleja en  gran medida la cultura y las costumbres del pueblo en que se presenta. A pesar de que existen tipos de bebidas que son conocidas casi a escala mundial,  también es cierto que hay muchas de ellas que son excepcionales de cada región, país o cultura.


¿El alcohol es beneficioso o perjudicial?

Enumeremos brevemente algunos de los beneficios y perjuicios del consumo de alcohol.

 

Beneficios

Existen beneficios cardiovasculares derivados del consumo moderado de alcohol, vinculados a sus propiedades, como son:

 

  • Un efecto beneficioso arteriosclerótico.

Los mecanismos por los que el consumo moderado de alcohol ejerce su papel protector, no son totalmente conocidos, pero según las evidencias actuales parece que estos efectos están unidos a la acción del alcohol sobre las lipoproteínas plasmáticas aumentando el llamado ‘colesterol bueno’ unido a las lipoproteínas de alta densidad (HDL) y disminuyendo el unido a las de baja densidad (LDL) o ‘colesterol malo’ como popularmente se conoce. Esta acción se traduciría en que las arterias en vez de irse poniendo cada vez más  rígidas a medida que se va depositando el colesterol en los vasos, permanecerían flexibles.

  • Propiedades anticoagulantes

Uno de los mecanismos de protección cardiovascular está relacionado con la coagulación sanguínea, de tal forma que parece que el alcohol reduce la agregación plaquetaria, retrasando la coagulación sanguínea y la formación de trombos. Es decir, la sangre permanece fluida y puede circular fácilmente por los vasos sanguíneos.

 

Perjuicios

No podemos olvidar que a pesar de sus posibles beneficios, un consumo no responsable de alcohol puede provocar dependencia en algunas personas, y hay ocasiones en las que el consumo se debe evitar por completo, como es el caso de la conducción, el embarazo o cuando se están tomando ciertos medicamentos. Beber en exceso o la dependencia del alcohol pueden acarrear numerosos problemas sociales y médicos tales como:

•Daños al hígado, el corazón o el cerebro.
•Problemas estomacales.
•Presión arterial alta.
•Flujo de sangre reducido, lo que afecta a las relaciones sexuales.
•Comportamiento sexual inseguro.
•Relaciones estresantes.
•Desatención y absentismo en el entorno laboral.
•Aumento en la posibilidad de desarrollar algunos cáncer de mama.

Informarse, educarse y responsabilizarse en el consumo de alcohol le puede ayudar a llevar una vida más saludable.

 


Consecuencias del abuso

Efectos perjudiciales a corto plazo:

Intoxicación alcohólica.

Es lo que se conoce como borrachera. Se produce como consecuencia de una ingesta abusiva en un breve espacio de tiempo.

Niveles de riesgo.

Aunque el consumo de bebidas alcohólicas afecta de forma distinta a cada persona, siempre podemos observar algunas señales que pueden indicarnos si una persona se encuentra bajo los efectos de un consumo excesivo, e incluso darnos una orientación sobre su nivel de alcoholemia.

Cualquier consumo, por mínimo que sea, afecta a nuestro organismo. Un contenido de 0,15g/l de alcohol en sangre ya se produce una pérdida de reflejos que incrementa el riesgo de sufrir un accidente.
Con un contenido de 0,5g/l de alcohol en sangre, se producen alteraciones leves en la conducta (euforia, reducción de reflejos, etc.).
Con una tasa de 0,8 g/l la persona se encontrará desorientada y no será capaz de coordinar sus movimientos correctamente. A partir de 4g/l puede producirse un coma etílico.

 

 

Efectos perjudiciales a largo plazo:

Dependencia.

Se manifiesta por la presencia de conductas que demuestran la necesidad de consumir bebidas alcohólicas, con dificultad para controlar su consumo, lo que implica tanto la dificultad de controlar el ansia de beber como la incapacidad de parar de hacerlo una vez se ha empezado. La dependencia se produce como consecuencia del consumo abusivo durante cierto tiempo. Su consecuencia más clara es el síndrome de abstinencia.

Síndrome de abstinencia.

Es el conjunto de reacciones físicas o corporales que ocurren cuando una persona con dependencia a las bebidas alcohólicas deja de consumirlas. Aunque los síntomas (nauseas, agitación, gestos repetitivos, taquicardia, hipertensión, dolor de cabeza, insomnio, ansiedad, depresión irritabilidad, sudoración, desorientación, alteraciones de la memoria, etc.) varían en forma e intensidad de acuerdo con el tiempo que lleva desarrollándose la dependencia, en todos los casos se deben a que se ha alterado el funcionamiento normal del sistema nervioso.

Tolerancia.

Como resultado de su consumo abusivo, el sujeto presenta menor sensibilidad a ellas. Así, la ingesta habitual produce menos efectos, con lo que se necesitan cantidades más altas para producir los mismos efectos.

Enfermedades.

Algunos trastornos y enfermedades como taquicardias, hipertensión, cirrosis, etc. pueden aparecer en las personas que abusan del alcohol durante un cierto período de tiempo.


La influencia del consumo de alcohol en nuestro país.

 

La Unión Europea (UE) es la región del mundo donde más se bebe, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En España “todos los parámetros evolucionan favorablemente y en el ranking europeo estamos por debajo de la media, pero las leves mejoras se producen a un ritmo tan lento que no nos puede complacer”, como dice a Verne Francisco Babín, delegado del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas. “Estamos muy preocupados”, reconoce cuando habla sobre todo de consumo en adolescentes, donde observa “una permisividad y tolerancia tremendas”.

Un 10% de los españoles bebe a diario; entre los hombres, la cifra sube al 15%.

El alcohol, como recuerda Babín, puede derivar en adicción y “es el factor de riesgo modificable” que más enfermedades genera. Pero además de problemas en el sistema digestivo – que afectan sobre todo al hígado- y en el circulatorio -corazón, hipertensión, etc-, su consumo está asociado a accidentes de circulación vial y comportamientos lesivos, como pueden ser peleas y agresiones. La OMS tiene una herramienta para que calcular si bebemos más de la cuenta, aunque aclara que “la situación ideal para la salud es no beber nada”. Babín lo confirma e insiste sobre todo en el riesgo para la población adolescente, para quienes “cualquier alcohol tiene efectos en la maduración y no hay dosis segura”.

Hace El 78% de los adolescentes han bebido antes de los 18. Estos datos “no nos pueden complacer”, insiste Babín. Un tercio (32,2%) de los chavales de entre 14 y 18 años se ha dado un atracón de beber en el último mes, según la encuesta sobre Alcohol y Drogas en España del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT). En 20 años ha caído la prevalencia en las categorías de consumo más moderado, pero a la vez, ha aumentado la intensidad en las veces en que se bebe.

Si en 1994 el 16% reconocía haberse emborrachado en el último mes, en 2014 el dato subía al 22%.

Las adolescentes, desde hace tiempo, presentan un mayor riesgo que los chicos en su consumo de alcohol (y también en tabaco y medicamentos). “No hay aún una estrategia nacional para afrontar este problema”, dice el delegado del Gobierno, que explica sin embargo que está previsto desarrollarla mientras el Ministerio de Sanidad patrocina programas específicos.

La muerte de una niña de 12 años por un coma etílico en noviembre recordó la dificultad de muchos padres para evitar que sus hijos adolescentes beban alcohol. Algunos expertos, como Ignacio Calderón, director general de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) han publicado consejos para los padres y madres para prevenir su consumo.

El Ministerio, explica Babín, trabaja en un nuevo marco legislativo junto a acciones de prevención “con evidencia científica” para “ganar esta batalla”.

“A las chicas y chicos muy jóvenes no podemos pedirles que se autoprotejan; hay que evitar que el alcohol llegue a sus manos”.

Para eso, señala, hace falta la implicación de los padres y la comunidad educativa, pero también de quienes venden alcohol o quienes se puedan encontrar a chavales bebiendo en la calle. Estos son los datos destacados por la FAD y extraídos de la encuesta elaborada por la Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas. Estos son los datos y, realmente, marean:

El botellón del millón.

1,2 millones de jóvenes hicieron botellón en el último año. De este número 981.000 tenían entre 14 y 17 años. Medio millón de borracheras. En el último mes, 483.843 jóvenes entre 14 y 18 años se emborracharon. Y de esa cantidad, 360.346 jóvenes tienen de 14-17 años. Sí, España es un país con medio millón de chavales borrachos.

La borrachera ultrarrápida.

En inglés se llama “blinge drinking” y consiste en consumir cinco o más vasos, cañas o copas de bebidas alcohólicas en muy poco tiempo. 710.494 jóvenes de 14 a 18 años confiesan haberlo hecho.

Los debutantes.

En el último año 285.700 jóvenes españoles se iniciaron en el consumo de alcohol el último año. Los habituales 37.510 jóvenes consumen alcohol a diario. La droga de la mayoría. El 78,9% de los jóvenes españoles entre 14 y 18 años reconocen que han consumido alcohol alguna vez.

Yo controlo; no es tan peligroso.

Los jóvenes tienen una visión “menos problematizadora” del alcohol que los adultos. El 42,5% de españoles entre 15 y 22 años consideran que es peligroso. Ese porcentaje se eleva al 59,2% en adultos, el 26% de los jóvenes considera que el alcohol se puede controlar. Cuando hablamos de adultos ese porcentaje se reduce al 19,7%

 

¿Por qué beben los chavales?

Las principales causas del inicio en el consumo de alcohol en los jóvenes son:

Curiosidad.
• Invitación de amigos.
• Experimentación.
• Problemas familiares.
• Influencia de amigos.
• Aceptación a un grupo.
• Invitación de familiares.
• Depresión.

Más de un 60% de los españoles ha bebido en el último mes y un 9% consume alcohol diariamente. ¿Podría usted responder cuántas copas y cañas se tomó durante el fin de semana? ¿Y si le sumase las de los días de diario después del trabajo?

Una última pregunta, ¿sabría decir si está bebiendo tanto como para ser considerada una persona alcohólica? ¿Quién no quiso imitar a alguien y comenzó a beber, aún si no le gustaba mucho el sabor? ¿A quién de pequeño no le ofrecieron en la reuniones familiares un traguito de cerveza, vino o tequila?


¿CUÁLES SON LAS ALTERNATIVAS QUE CONVIENE DIFUNDIR?

Son numerosas las medidas puestas en marcha por instituciones y colectivos para plantear alternativas de ocio para los más jóvenes. Gran parte de ellas otorgan especial protagonismo al deporte, aprovechando el grandísimo tirón social de los ídolos del fútbol o el baloncesto. Asimismo, esta lucha pretende desenmascarar los efectos sociales beneficiosos que los jóvenes ven en el alcohol y las borracheras.En Estados Unidos, el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo tiene una página web destinada a ayudar a aquellas personas que sufren adicción a estas bebidas.

Entre otras cosas, han habilitado un cuestionario con preguntas como por ejemplo: ¿cada cuánto bebe? ¿Experimenta ansiedad o una fuerte necesidad por la bebida? ¿Ha tenido que beber el doble de alcohol para obtener el efecto que desea? ¿Acaba involucrado en situaciones peligrosas o tiene conductas que ponen su vida en riesgo? Si tiene dos respuesta afirmativas, tiene riesgo de padecer alcoholismo. Si son entre dos y ocho, se recomienda pedir cita con un especialista Para conocer los resultados simplemente debe sumar el número de respuestas afirmativas que ha dado. Si son dos existe riesgo de padecer alcoholismo. Si son entre dos y ocho, se recomienda pedir cita con un especialista para que evalúe la situación. Y si son más de ocho, es muy posible que se tenga un problema serio con el alcohol. Una vez finalizado, el Instituto recomienda distintos tipos de paliativos que varían según la intensidad del problema, desde tratamientos de desintoxicación completos hasta terapias ambulatorias menos intensivas.

Además, los usuarios pueden acceder a través de su código postal a un directorio de profesionales especializados y clínicas. Esta no es la primera herramienta en línea de autoevaluación que existe, la OMS tiene la suya. De forma muy similar, pone a prueba su consumo de alcohol con el test AUDIT. El primer bloque, de tres preguntas, trata sobre el consumo de alcohol, el segundo se centra en nivel de dependencia, mientras que el tercero y último —de cuatro preguntas— versa sobre problemas relacionados con el alcohol. Europa es la región del mundo donde más se bebe. Debemos saber que por muy bien que nos lo pasemos tomando una copa eventualmente, no hay un mínimo de alcohol saludable. Según datos de la OMS, cada año mueren 3,3 millones de personas en el mundo por el consumo de alcohol. Esta cantidad supone un 5,9% de todas las defunciones. Aunque España no es de los países que encabezan la lista: ocupa el puesto 18, tras Dinamarca y justo por delante de Finlandia. Donde más se bebe en Europa es en Lituania Como otras adicciones el alcoholismo no discrimina por posición social, raza, religión o sexo, ni siquiera por edad.

“Nadie es demasiado rico, pobre, joven o viejo para tener problemas con la bebida. Aunque se puedan hacer estas pruebas, la respuesta solo la tienes cada uno. Tal vez sea el momento de ponerse serio sobre lo que le está pasando con el alcohol”, asegura Andrés, miembro de Alcohólicos Anónimos España (A.A) y añade: “Cualquier persona que crea tener problemas con el alcohol debería buscar ayuda profesional. Hay psiquiatras especializados en adicciones y alcoholismo, tanto en la Seguridad Social como en clínicas privadas”.


¿Cuánto alcohol es poco?

Diga cuánto alcohol ha bebido en la última semana y esta web le dirá si tiene un problema. Si su respuesta es “yo bebo poco”, sepa cuánto es un consumo reducido según la Sociedad Americana de Oncología.

Beber demasiado no es el único motivo para plantearse dejarlo. El alcohol no es bueno, ni siquiera en pequeñas cantidades. Así lo determinó un informe de la Sociedad Americana de Oncología, que sostiene que beber, aunque sea poco, aumenta el riesgo de padecer cáncer.

Con “poco” se refieren a una bebida estándar diaria (14 gramos de alcohol puro) para las mujeres y hasta dos (28 gramos de alcohol) para los hombres, que traducido en consumiciones corrientes equivale a 44 mililitros de licor (un chupito) o 150 mililitros de vino (un vaso pequeño) o 355 mililitros de cerveza (una lata). Desde la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), el doctor Santiago Méndez subraya que “para prevenir el cáncer es mejor no beber alcohol”, una recomendación que puede resultar tajante pero que se justifica por la imposibilidad de ofrecer una cifra de consumo de alcohol que asegure “un riesgo cero desde el punto de vista oncológico”. Sanidad quiere acabar con la tolerancia de la sociedad a estas prácticas mediante “sensibilización y prevención”. El secretario de Estado de Servicios Sociales, Mario Garcés, ha aclarado que la futura ley que regulará el consumo de alcohol en menores no hablará de multas sino de prevención y sensibilización, porque “los menores son víctimas, no responsables ni culpables” de ese consumo.

“Una ley de menores sin alcohol no debe hablar de imputabilidad”, ha señalado el ‘número dos’ del Ministerio de Sanidad en una entrevista en RNE en la que ha defendido la necesidad de buscar “alternativas de información y sensibilización” para que padres y niños “sepan cuáles son los costes de ese consumo”. “Debemos ver qué medidas paliativas se pueden utilizar, desde asistencia a jornadas,
cursos o sesiones para informar a padres e hijos de los costes perniciosos del consumo de alcohol”,
ha defendido Garcés. Además, la norma también permitirá recoger en una ley estatal la prohibición del consumo por parte de los menores, ya que actualmente hay 17 normativas autonómicas que lo impiden pero, pese a ello, los menores siguen consumiendo y “el acceso al alcohol es sencillo en determinados establecimientos”.

“Hay tolerancia de la sociedad a que el menor consuma”

De hecho, ha recordado que actualmente el 56 por ciento de los menores ha participado en un botellón en el ultimo mes, y hasta el 76 por ciento ha consumido alcohol en el último mes. “España tiene una cultura mediterránea de alcohol pero no puede llevar de ninguna manera a no ver que debemos proteger dos bienes jurídicos: la salud y el menor”, ha resaltado Garcés. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, se expresó en términos similares este martes, cuando instó a “cambiar la costumbre y la tradición” hacia la tolerancia que existe entre la ciudadanía respecto al consumo de alcohol en menores.

“Hay tolerancia de la sociedad a que el menor consuma”, señaló en una entrevista en la emisora de radio COPE, en la que hizo alusión también a la “sensibilización y prevención”. En su opinión, los datos de consumo en menores de 18 años son “escalofriantes”, y, además, muestran que “realmente hay tolerancia de la sociedad para que los niños consuman y nosotros lo que tenemos que proteger es su salud”, reiteró. La ministra incidió en que su objetivo es tener la misma repercusión que tuvieron en la sociedad la Ley de violencia del género, la ley contra el consumo de tabaco y la de seguridad vial que incorporó el carnet por puntos. La nueva campaña de prevención de consumo de alcohol por parte de los menores tiene como objetivo sensibilizar a los adultos, poniendo en relieve las consecuencias que las bebidas alcohólicas tienen en el organismo de la juventud.

Más episodios violentos, discusiones con familia y amigos, prácticas sexuales peligrosas, desarrollo de problemas cognitivos… son solo algunas de las consecuencias que tiene el consumo de alcohol entre los menores de edad.  A pesar de las consecuencias que tiene el consumo de bebidas alcohólicas por parte de los menores de edad, este tipo de prácticas son cada vez más toleradas por los adultos. Es por ello que la nueva campaña del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad incide en que es responsabilidad de todos los adultos contribuir a generar una sociedad menos tolerante con el consumo de alcohol entre los menores.

Los resultados que se persiguen sólo son posibles con la implicación de todos: administraciones, partidos políticos, sectores  comerciales de producción, distribución y ocio, medios de comunicación, comunidad educativa, asociaciones de padres y madres, en definitiva, de toda la sociedad.


Mitos y verdades

Existe toda una serie de tópicos falsos relacionados con el alcohol que pueden inducir a realizar un consumo indebido de bebidas con contenido alcohólico.

 

Comportamientos sociales

Dejar de beber cuando se acerca la hora de conducir.

Es un hábito muy peligroso y desgraciadamente una práctica habitual entre los jóvenes, pues la tasa de alcoholemia más alta se produce aproximadamente una hora después de haber consumido bebidas con contenido alcohólico. No es mi problema si uno de mis amigos bebe mucho. No puedes hacer cambiar a alguien si el otro no quiere, pero no conseguiremos nada si al menos no lo intentamos.

Efectos en el cuerpo

El alcohol te da energía.

El alcohol es un depresor del sistema nervioso. Reduce la capacidad de realizar cualquier actividad, como  conducir, por ejemplo.
Beber bebidas fermentadas no produce ningún problema porque tiene pocos grados. Lo importante es la cantidad de gramos de alcohol que se consuman. El alcohol que contiene las bebidas fermentadas es igual, al de las bebidas destiladas.

Mezclar cerveza, vino y licores emborracha más que beber un solo tipo de bebida alcohólica.

Consumir bebidas con diferentes contenidos alcohólicos no emborracha más, pero sí que puede provocar malestar al estómago y mareos debido a la mezcla de sabores diferentes. La alcoholemia es la proporción de alcohol que circula por la sangre después de beber una cantidad determinada de alcohol y eso es lo que determina la tasa de alcoholemia.

El alcohol aumenta la excitación sexual.

En realidad, aunque puede hacer que una persona esté más predispuesta a tener relaciones sexuales, también disminuye la excitación y la potencia sexual, haciendo que las relaciones sean menos satisfactorias y menos conscientes.

Quien está más acostumbrado a beber, se emborracha menos.

Como resultado de un consumo abusivo se desarrolla la tolerancia hacia las bebidas alcohólicas. Así, la ingesta habitual produce menos efectos, con lo que se necesitan cantidades mayores para producir los mismos efectos. Esto no quiere decir que el individuo se emborrache menos, sino que muestra menos signos de la borrachera.

Protección del estómago

Tomar aceite antes de consumir bebidas con contenido alcohólico. Esta creencia es falsa, ya que aunque es cierto que el aceite crea una película protectora en el estómago, al tomarlo, no protege toda la superficie de absorción del estómago ni del intestino, por lo que no impide que el alcohol que contiene la bebida que se tome, penetre en la sangre igualmente, lo que no supondrá una reducción del nivel de alcoholemia.

Mitigar u ocultar los efectos del alcohol

Una ducha fría o un café bien cargado te despejan.

Esta afirmación es totalmente falsa, ya que, ni una ducha ni un café, tienen la
capacidad de disminuir la cantidad de alcohol en el organismo. Se podrá estar más despierto o despejado, pero se sigue estando ebrio.

Manteniendo en la boca un chicle, dos granos de café o soplando de determinada manera, se engaña el alcoholímetro.

El alcoholímetro mide igualmente el alcohol, aunque haya otras sustancias. Además, si la policía entiende que se está intentando realizar incorrectamente la prueba, puede considerar que se está cometiendo una falta muy grave (negarse a hacer la prueba). No hay manera de engañar al alcoholímetro.

La tónica, los antiácidos y otras sustancias que protegen el estómago afectan al alcohol.

Aunque puedan reducir el malestar provocado por la mezcla de sabores o por el vómito, no afectan al nivel de alcoholemia ni hacen recuperar antes la sobriedad.

Alrededor del consumo de alcohol se han creado infinidad de mitos que los médicos se encargan de desmentir cada cierto tiempo.
Afirmaciones como que es bueno tomar una copa de vino al día o que el alcohol afecta más si mezclas varios tipos de bebida son solo algunas de las aseveraciones que todos hemos oído alguna vez.

Errores más comunes a la hora de hablar del consumo de alcohol:

Una copa de vino al día es saludable

Lo cierto es que aunque mucha gente crea que es así nunca se ha demostrado científicamente. Los expertos afirman que una copa de vino tinto diaria ayuda a bajar el colesterol en las personas adultas, pero lo cierto es que hay ciertas excepciones a esta recomendación. Como, por ejemplo, que no se padezca diabetes, hepatitis, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, gastritis, úlcera o insuficiencia renal.

Mezclar diferentes tipos de alcohol hace que “suba más”

La cantidad de alcohol que circula por la sangre después de haber consumido una cantidad determinada de licor es lo que determina la alcoholemia. Mezclar bebidas que tengan diferentes contenidos alcohólicos no alcoholiza más, aunque sí puede originar malestar de estómago.

Beber solo los fines de semana no es malo

Lo cierto es que el daño que inflige el alcohol depende de la cantidad, la rapidez y la frecuencia en su consumo. Cuantos más días expongamos nuestro organismo al alcohol más lo perjudicaremos.

El alcohol afecta a las células del cerebro

Un consumo moderado no destruye las células del cerebro, es más, se asocia al desarrollo cognitivo. Pero el exceso de alcohol sí perjudica a las membranas que recubren el cerebro llevando a la pérdida de memoria y autocontrol.

Comer antes de beber hace que “suba menos”

La comida puede absorber el alcohol en el flujo sanguíneo, lo mismo ocurre con algunas vitaminas recomendadas para evitar la embriaguez. De la misma manera, tomar agua es el único método para disminuir la resaca ya que ayuda al organismo a procesar el alcohol.

La resaca se quita con cerveza

En realidad lo que hace la cerveza cuando la tomas al día siguiente de haber bebido es desarrollar la resaca porque esta comienza cuando los niveles de alcohol empiezan a bajar hasta cero. Al ser la misma causa que produjo la intoxicación, agrava la situación de nuestro organismo.

Es bueno hacer ejercicio al día siguiente

No es recomendable hacer ejercicio después de haber bebido por la deshidratación que sufre nuestro organismo. Los expertos aconsejan no realizar ninguna actividad en la que sudemos en exceso hasta que el cuerpo se haya recuperado. Lo recomendable es tomar bebidas hidratantes y agua.

Una copa de vino ayuda a dormir mejor

Puede que te duermas antes pero también te despertarás con más facilidad. Según un estudio de 2013, el alcohol afecta al sueño en la fase de movimiento ocular rápido haciendo que tu descanso se pueda ver interrumpido a la mínima.

Con un café y una ducha te recuperas

Nada puede evitar que pases por el proceso de eliminación del alcohol. Según los expertos la cafeína puede incluso empeorar tu situación ya que es un estimulante y esto hará que estés más despierto pero no menos ebrio lo que te haría ser más temerario.

La cerveza produce barriga

Puede hacerlo pero únicamente si la consumes en exceso. Si tienes la conocida como “barriga cervecera” está claro que hay algo que debes quitar ya que te estás pasando en el consumo de calorías, pero no tienen por qué ser necesariamente las de la cerveza.

Agradecimientos y fuentes.

FEBE. (Federación Española de Bebidas Espirituosas)

Ministerio de salud Publica.
F.A.D. Fundacion de ayuda a la drogadicción.
Observatorio Español de las drogas y toxicomanías. (EDADES)
Observatorio Europeo de las drogas y toxicomanías. (OEDT)
Organización Mundial de la Salud. (OMS)
Delegación del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas.
Alcohólicos Anónimos España (A.A)
D. Juan Jimenez
G.S.C. La Salle
G.S.C. La Inmaculada
Iglesia de Cristo Rey

 

Glace Lounge Bar, y equipo humano.
Consejo Regulador de la D.O. Montilla Moriles
Dr. Luis Alberto Kvitko, Markwald, Lamadrid
Centro de Ayuda al Alcohólico y sus Familiares (CAAF)
Asociación Española Contra el Cancer. (AECC)
Brandtender news.
El secreto esta en la mezcla, Tupac Kirby y equipo (Darwinians Radio Bike).

A todos los padres y madres, sufridores de la silenciosa incertidumbre del devaneo juvenil, y en especial a todos los profesionales que amamos y sufrimos este oficio.

  • Share:

Leave A Comment